Información

Máquinas tragamonedas

Máquinas tragamonedas

Las máquinas tragamonedas se han convertido en una parte integral no solo de los casinos, sino que literalmente han salido a las calles. Hasta hace poco, uno podía ver estos dispositivos en pasajes subterráneos, en paradas de autobús, en bares.

Naturalmente, la lógica de las máquinas tragamonedas tiene como objetivo perder al jugador, lo que significa que está buscando una excusa para sí mismo, inventando varias fábulas. Por lo tanto, desacreditaremos los mitos más populares sobre las máquinas tragamonedas entre los jugadores.

Si hay monedas calientes en la bandeja, esto significa que han estado en la máquina durante mucho tiempo, lo que significa que está maduro para que el jugador gane. Además, la alta temperatura de la máquina indica una gran victoria inminente. De hecho, hay algunos de los jugadores que están tratando de averiguar en qué máquina sentarse midiendo su temperatura al tacto. De hecho, el calentamiento se produce debido al trabajo de la electrónica y la mecánica, así como a la luz de fondo. Lo único que se puede entender es cuánto tiempo funcionó el dispositivo, pero la temperatura no proporciona ninguna información sobre las posibilidades de ganar. De hecho, ni el tiempo ni la temperatura afectan al generador de números aleatorios (RNG), y es él quien determina la probabilidad de éxito.

Si un jugador deja una máquina tragamonedas, en la que no pudo ganar nada durante mucho tiempo, entonces está listo para una pérdida rápida, está "caliente", pero si la máquina tragamonedas ganó dos veces seguidas, pronto se volverá "fría", es mejor dejar de jugar en ella. Este mito es el más extendido, no es casualidad que muchas personas crean en él e incluso jugadores inexpertos intentan usarlo. De hecho, el RNG produce números aleatorios que no tienen nada que ver con resultados anteriores, por lo que si una serie es exitosa o no tiene efecto en eventos futuros.

Cada máquina tiene sus propios ciclos, todas las opciones posibles rotan en un orden determinado. Este mito complementa el anterior. El funcionamiento del RNG se construye de tal manera que no se producen ciclos y los resultados son estrictamente aleatorios. Nadie puede decir a partir de valores anteriores cuál será el resultado más adelante.

Cualquier matemático puede calcular la probabilidad de ganar en una máquina tragamonedas, lo que significa que los resultados no pueden ser aleatorios. Para desacreditar este mito, no debes confundir los conceptos, sino leer sobre la expectativa matemática. El porcentaje de golpear una variación exitosa es la expectativa matemática, cuyo resultado depende de los carretes y la tabla de pagos. Cada resultado individual de un giro y una sesión de juego es estrictamente aleatorio, y la variante promedio se realiza solo a una distancia de varios millones de giros.

¡El jugador se sienta en la máquina de la que acaba de salir y gana! ¿Entonces te robó el premio gordo? El RNG de la máquina tragamonedas genera números continuamente, el número de combinaciones por segundo alcanza varios millones. Cuando el jugador presiona el botón de inicio, se seleccionan números específicos. Difícilmente comenzarías el juego en el mismo milisegundo que el afortunado. Es imposible adivinar este momento, especialmente porque no pudiste hacerlo en las horas anteriores, aunque surgieron momentos felices repetidamente durante el juego.

El casino puede regular qué pagos dará la máquina tragamonedas. Si un técnico se ha acercado recientemente a la máquina, no debe jugarla. Y después de una gran victoria, un especialista ajusta la técnica para que esto no suceda. Los fines de semana, los casinos están ajustando especialmente las máquinas, ya que habrá una gran asistencia. Siguiendo este mito, los casinos están jugando injustamente, por lo que vale la pena buscar un buen momento para acercarse a las máquinas. Sin embargo, pocas personas saben que no es tan fácil reprogramar un autómata. Para hacer esto, debe apagarlo, sacar el tablero, volver a colocar el microcircuito en él, verificar la operabilidad y devolver todo de nuevo. Por cierto, en la mayoría de los países, tales acciones se consideran ilegales. Los vendedores de máquinas, que invierten en ellas el porcentaje de pagos, generalmente no prevén la posibilidad de cambiar este parámetro.

El casino puede influir en las ganancias o pérdidas de un jugador en particular. Si puede ver que una persona está nerviosa, puede "lanzar" una pequeña victoria, estimulándola a seguir jugando. Además, a un jugador grande se le puede dar una gran victoria, estimulando su aparición en el casino. Este mito repite en parte el anterior, por lo que su desacreditación se basa en los principios anteriores: 1) Los resultados de ganar están determinados exclusivamente por el RNG. 2) El casino no tiene derecho a interferir con el funcionamiento de la máquina. Naturalmente, todo esto se aplica a los establecimientos decentes, tanto en línea como fuera de línea.

En el juego de bonificación, el resultado se conoce de antemano, por lo que nada depende del jugador. Incluso antes del juego, se colocan las ganancias en las "cajas", esto es al azar. Una vez más, esto se aplica a fabricantes confiables, por ejemplo, hay sospechas sobre la aleatoriedad de los juegos de bonificación en máquinas AWP.

La computadora de la máquina tragamonedas comprende cuándo la apuesta es grande y cuándo es pequeña, formando un porcentaje de pago. Según este mito, la computadora simplemente no permite que las grandes apuestas ganen, dando un resultado exitoso para las pequeñas apuestas. Naturalmente, la computadora entiende qué apuesta se le hizo, pero el algoritmo para formar el resultado no depende de su tamaño. La máquina tragamonedas tiene una tabla de pagos y un diseño, así es como se implementa el algoritmo. Lo único que vale la pena señalar es que en muchas máquinas la ganancia principal aumenta si se juega una gran cantidad de monedas, pero esto se muestra en la tabla de pagos.

Puedes ganar con un sistema de apuestas específico. Ningún sistema de apuestas puede cambiar la expectativa matemática del juego, solo la variación (o fluctuaciones en los resultados) puede cambiar. Ni una sola ranura con expectativa negativa puede hacerse positiva simplemente cambiando el tamaño de la apuesta.

Los empleados de la sala de juego saben qué máquina está "caliente" y pueden, con un cierto acuerdo, arrojar las ganancias. Esto es posible solo en caso de desorden del casino, entonces los empleados estarán al tanto de lo que está sucediendo, de lo contrario, todo está controlado por el RNG. Por lo tanto, es mejor no jugar en lugares incomprensibles donde las máquinas tragamonedas pueden aumentar el porcentaje de pagos menos de lo habitual.

Hay ciertos rituales que pueden aumentar sus posibilidades de ganar. Estos incluyen la inserción de monedas en la máquina exclusivamente con la parte superior, el uso de monedas con una cierta temperatura, la dinámica de presionar el botón de inicio, etc. ¿Pero todo esto afecta de alguna manera al algoritmo RNG? Igualmente, al generador no le importa si tienes una herradura, o una pata de liebre, o una hoja especial de trébol. La electrónica sin alma da resultados, independientemente del prejuicio humano. En realidad, las máquinas tragamonedas son atractivas porque le dan a una persona la oportunidad de creer en la suerte, en el hecho de que está a punto de sonreírle.

Ver el vídeo: Que Maquinas en Vegas Pagan (Octubre 2020).